jueves, 11 de abril de 2013

Bota Ili.

Los kúdang del este de Indonesia cuentan cómo se adaptó a la civilización Bota Ili, una mujer salvje.

Bota Ili vivía en la cima de una montaña. Tenía el cuerpo cubierto de vello y las uñas de los pies y las manos extraordinariamente largas. Comía reptiles, y para cocinarlos encendía fuego frotándose la espalda contra una roca.

Un hombre llamado Wata Rian vivía en la playa. un día vio humo en la montaña y decidió averiguar quién vivía allí. Partió temprano, una mañana, con pescado y vino de palma. Llegó a la cima por la tarde y encontró restos de una hogera. Se subió a un árboly esperó hasta que regresó Bota Ili, cargada de serpientes y lagartos. Tras haber descansado, la mujer se frotó la espalda contra una roca para hacer fuego, pero no lo logró, y entonces vio a Wata Rian, a quien gritó enfadada: "¡Tu has impedido que encendiera fuego! ¡Bájate, que te voy a matar a mordiscos!" Wata Rian replicó: "¡Cállate o te morderá mi perro!" Bota Ili se asustó y el hombre bajó. La mujer consiguió encender una hoguera y prepararon la comida. Wata Rian le sirvió generosamente vino de palma y la mujer se desplomó, borracha; el hombre le afeitó todo el cuerpo mientras dormía y comprobó que era una mujer. Más adelante, cuando Bota Ili hubo aprendido a llevar ropas, Wata Rian y ella vivieron juntos y se casaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario